¡Saludos!

Dr. Dennis Alicea Rodríguez.

El enorme privilegio de dirigir durante veinte años una institución universitaria, la Universidad del Turabo, me ha permitido implantar ideas que, con menos tiempo, hubiesen sido sueños inconclusos. Desarrollar una institución con criterios cualitativos operacionales — múltiples acreditaciones profesionales, la mayoría de su facultad con doctorado, enormes recursos bibliográficos virtuales, centros de investigaciones, centro de estudios humanísticos, publicaciones diversas, proyectos culturales y artísticos, etc.— en un medio de educación superior con recursos económicos escasos y necesidades académicas crecientes de los estudiantes, ha sido un reto magnífico.

Hoy, la Universidad del Turabo, pienso se distingue como una comunidad académica seria y respetada con aportaciones significativas al país sobre cultura, comunidad, deportes y educación profesional. Cientos de recursos humanos se han desarrollado profesionalmente, de los que podemos sentirnos, hoy, genuinamente orgullosos.

Los seres humanos no nos desdoblamos. Mientras dirijo la Universidad, he podido, “sin prisa y sin pausa”, trabajar ocasionalmente en mi pasión filosófica. Comparto por este medio, muchos de los trabajos dispersos y momentos significativos que le han dado ritmo a mi vida en la Universidad y fuera de ella. En Mortal y Rosa decía Francisco Umbral: “la obra en marcha le da a la vida un ritmo… articula un destino… estructura una conciencia, ayuda a vivir. Lo de menos, al final quizás sea la obra”.

Correo electrónico: dalicear@suagm.edu