Sólida trayectoria de la Universidad del Turabo

FacebookTwitterGoogle+Share

Nircia R. Del Rosario Meléndez – Oficial de Relaciones Públicas UT
Revista 4 Puntos – abril 2013

Una Universidad Completa

Esta es la consigna que distingue a la Universidad del Turabo (UT), institución que en tan solo 40 años se ha abierto camino en el mundo tan competitivo de la educación superior del país, estableciendo pautas y desarrollando al máximo la calidad en cada uno de sus componentes: academia, investigación, deportes, cultura y comunidad.

“En un periodo relativamente corto, la Universidad ha logrado múltiples acreditaciones especializadas, ha logrado aumentar, casi duplicar, la cantidad de profesores con doctorado que enseñan en el salón de clases y, además, ha podido desarrollar un proyecto comunitario, cultural y de alta credencial académica”, puntualizó el Dr. Dennis Alicea, rector de la universidad, sobre la trayectoria y consecuciones de la institución.

Para medir la calidad y competitividad de una universidad, se necesitan criterios objetivos que así lo evidencien. La UT cuenta con la calidad de facultad, que se prueba a base de la preparación académica de los profesores, las publicaciones e investigaciones, “renglones en los que nuestra facultad ha sobresalido”; los recursos bibliográficos, en donde “la Universidad del Turabo tiene el proyecto más ambicioso de biblioteca virtual y el desarrollo bibliográfico más amplio en el País”; acreditaciones especializadas en Ingeniería, Negocios y Empresarismo, Educación y Salud, “signo fehaciente de calidad académica”; el ambiente universitario, en el cual “la Universidad del Turabo es, si no la mejor, una de las mejores en Puerto Rico por sus instalaciones, su modernidad y la seguridad, comparable con cualquier universidad del exterior con alto rango académico”; y la calidad del servicio estudiantil, que “ha sido una de las fortalezas de la Universidad”, detalló el rector. Resaltó, además, el aumento del promedio de admisión para el reclutamiento de estudiantes, el desarrollo de programas graduados “robustos y diversificados”, dentro de los elementos que refuerzan el prestigio de la institución; y la investigación dentro del campus con el apoyo de tres instrumentos bases: el Puerto Rico Energy Center, el Centro de Gobernanza Pública y Corporativa y el Instituto de Investigación y Encuestas.

Al principio, el deporte era el fuerte de la UT. Y aunque continúa siéndolo, con excelentes ejecutorias en la Liga Atlética Interuniversitaria, el componente cultural y la conexión comunitaria han cobrado significatividad dentro de la institución, elementos que le otorgan mayor balance.

El primero se ha logrado a través del Museo y Centro de Estudios Humanísticos Dra. Josefina Camacho de la Nuez y la Oficina de Actividades Sociales y Culturales. “(…) no solamente estamos hablando de integrar a nuestros estudiantes a esa actividad cultural y, en ese sentido, darle un balance académico y una visión más completa de la educación universitaria, sino también lograr que la comunidad externa se incorpore a la universidad”.

En cuanto a la colaboración con la comunidad, la UT ha trabajado con la Iniciativa Tecnológica Centro Oriental (INTECO), la Escuela especializada en Ciencias, Matemáticas y Tecnología, en Caguas; el proyecto comunitario PECES, para desertores escolares, en Humacao; Nuestra Escuela, programa de educación alternativa, en Caguas; así como con las comunidades de Culebra y Gurabo.
Gran parte de los logros que han convertido a la institución en un modelo de excelencia académica se han alcanzado bajo la administración del doctor Alicea, quien este año cumple dos décadas al mando de la UT. Sobre su experiencia como rector, comentó que “ha sido para mí un proyecto muy alentador y, a la misma vez, muy interesante (…) Al ser una institución relativamente joven y con una madurez razonable, me ha permitido desarrollar múltiples proyectos y ver el resultado”.

Como parte de la integración y competitividad que promueve la educación superior, recientemente, se incorporó a la Universidad el Decanato de Educación General. “Creo que el gran reto que tienen todas las universidades del país es cómo lograr que los estudiantes que vienen de las escuelas puedan estar en el nivel académico y tengan todas las destrezas necesarias no solamente para el nivel universitario, sino para continuar estudios avanzados o graduados. Esa creación del Decanato de Educación General nos permite ver cómo podemos fortalecer las destrezas lingüísticas y computacionales para que los estudiantes sean cada vez más competitivos. Eso es un reto que todavía se tiene y debe ser un proyecto a largo plazo”, acotó el también profesor de filosofía.

De otra parte, la eclosión de la crisis social, económica y fiscal que enfrenta el país hace necesario que “las personas se eduquen, no solo porque es importante para el desarrollo de la fuerza de trabajo, la creación de riquezas y adelantar un país, sino, además, porque nos permite ser mejores ciudadanos, más conscientes de los valores fundamentales como son la solidaridad y la tolerancia (…) En este momento, probablemente, la educación es la única salvación que tiene el país”, sostuvo.

Sobre los planes a desarrollar en los próximos tres años, se destacó las nuevas instalaciones de la Escuela de Ciencias de la Salud. En este espacio se incorporarán los servicios académicos para los estudiantes y un centro de clínicas de salud para la comunidad. “Este es un proyecto ambicioso ya que tendríamos más programas académicos que desarrollar como son terapia física, terapia ocupacional, y todo lo que tiene que ver con el desarrollo de laboratorios y farmacia. Esta va a ser el área de mayor crecimiento académico”, reveló Alicea. El comienzo de la construcción de esta obra, cuyo costo estimado es de $10 millones, está pautado para este verano. Le sigue en la agenda la nueva Escuela Internacional de Diseño y Arquitectura (EIDA), la cual será “un edificio emblemático que estará en el mismo centro de la Universidad, evidencia de todo el desarrollo que se ha tenido”, concluyó el rector.

Para ver el artículo original, haga clic aquí.

Correo electrónico: dalicear@suagm.edu