Presentación de Artesanía de la escritura filosófica en México II

FacebookTwitterGoogle+Share
Por: Dr. Juan Diego Ortiz
Profesor de filosofía en la Universidad de Guadalajara
 

Artesanía de la escritura filosófica es sin duda una obra de un artesano de la palabra, el doctor Dennis Alicea, quien con un estilo claro, fluido, sensible, documentado y crítico, nos presenta un texto alejado del mero abstraccionismo conceptual, en que se ha convertido la filosofía, o mejor dicho, en lo que han convertido a la filosofía no pocos filósofos y profesores de filosofía.

Su libro, que por cierto no guarda la rigidez esquemática y lógica que pretende siempre cierto tipo de filosofía, reúne ocho ensayos de su autoría a través de los cuáles tiene el “propósito de entender las complejidades y opacidades de las formas del lenguaje filosófico”, que como él mismo dice, a través de la historia “muchas formas innovadoras se han apropiado del discurso filosófico con imaginativa libertad”. Y es justamente lo que el doctor Dennis Alicea logra con su escritura, plasmar con imaginativa libertad sus ideas en los respectivos ensayos.

Al respecto, nuestro invitado indica que el lenguaje filosófico posee rasgos muy artesanales, que van desde su mismísima concepción y ejecución hasta el deleite del proceso y el resultado. Señala  que no solo la razón juega un rol decisivo en la artesanía de esta milenaria faena, sino también la intuición intelectual, la intuición del que posee el trasfondo de conocimiento y la sabiduría práctica para dar en el blanco.

La escritura filosófica, dice, es una empresa racional, sin duda, con una base abrumadora de conocimiento inferencial, pero cargada de intuiciones sensibles e intelectuales y de la alquimia que surge de la imaginación creativa. El artesano de la escritura filosófica, asegura, es aquel que logra juntar fragmentos de ideas e intuiciones epistémicas, para producir así piezas con un incalculable valor para acercarnos a la comprensión del mundo y la vida misma.

El doctor Dennis, en su ensayo ¿Cuándo es filosofía, cuándo es literatura y cómo lo sabemos?, que forma parte de la primera parte del libro, pone a prueba la escritura filosófica como un ejercicio artesanal, toda vez que se adentra a explorar las complejidades y enlazamientos que tiene la filosofía con la literatura y la literatura con la filosofía, y como a partir de esa relación histórica han surgido verdaderas obras artesanales que desvelan los múltiples caminos de la filosofía más allá de la racionalidad y la lógica para convertirse también en lenguaje literario, y cómo también la escritura literaria llega a convertirse en lenguaje filosófico.

Por ejemplo, en dicho ensayo nuestro autor indica que la filosofía latinoamericana se ha escrito en clave literaria. Señala que Borges, Paz, Sabato, Vargas Llosa y muchos otros han ido configurando una tradición ensayística reflexiva y profunda, que articula críticamente sus concepciones sobre el mundo, las valoraciones éticas, las construcciones estéticas y todo lo que, propiamente designado, le llamamos filosofía.

Para el doctor Dennis existen obras literarias que pueden ser leídas como filosofía y obras filosóficas  que pueden ser leídas como literatura. Afirmar esto, dice, es sin duda, anatema para algunas tradiciones filosóficas, sobre todo, las cientificistas y positivistas.

Y cuando pretende responder al título de su ensayo ¿cuándo es filosofía? ¿cuándo es literatura? ¿cómo lo sabemos?, dice: en realidad, a veces no lo sabemos y, tal vez, no es necesario saberlo siempre. A veces, la diferencia es obvia y transparente, a veces es sutil e insinuada y, a veces, es muy confusa y compleja. Brillantes ideas filosóficas caen de obras literarias del mismo modo que imaginativas e iluminadoras ficciones caen de texturas filosóficas. Tan desestabilizamos las formas canonizadas de llamar a unas y llamar a otras, tan pronto interpretamos sus renovados discursos como resultados históricos que se forman en el entrecruce de sus lenguajes, y tan pronto compartimos las palabras y sus referentes, entonces una cierta opacidad parece borrar las diferencias.

Para el autor de La artesanía de la escritura filosófica, la filosofía es una actividad espiritual humanística, con un valor cultural integrativo. Piensa que la filosofía se hace a medio camino entre las ciencias y las artes, especialmente las artes literarias con las que guarda una milenaria relación y disputa en torno a la seducción de las palabras. Afirma que la actividad filosófica, ampliamente concebida, parece ser ese punto de encuentro entre las ciencias, las artes y la literatura.

Pero así como la filosofía guarda ese enlazamiento con la literatura, también podemos afirmar que lo hace con la educación, con la política, con la historia y con muchas otras ciencias, son entrecruces donde las fronteras no están bien definidas, y ello, le da a la filosofía una transversalidad y apertura que la libera de esas intenciones reduccionistas que pretenden convertirla en mera lógica y ciencia dura.

El doctor Dennis encuentra la artesanía de la escritura filosófica precisamente en su capacidad de enlazar, tejer, integrar, crear. Se trata, dice, de hilvanar ideas, de elaborar el tejido textual, enlazando y tachando palabras que precisen su semántica, insertando signos que aclaren su grafía y releyendo vocablos que aseguren el ritmo y la sonoridad, es al fin una labor de detalles y matices.

Con estas ideas, el doctor Dennis, refresca el entendimiento de la filosofía, haciendo de ella una disciplina abierta, creativa, original, interdisciplinar, que no sólo es rigor metodológico y sabiduría ilustrada. Que puede estar al alcance de todos y no sólo de unos cuantos, que puede dialogar con otros campos y que no se queda encerrada en sí misma.

En esta su obra, como lo dijimos podemos leer ocho ensayos divididos en dos partes, la primera que contiene tres ensayos temáticos, y la segunda que aborda el pensamiento de cinco importantes intelectuales: Ernesto Sabato, Roland Barthes, Susan Sontag, Naipaul y Sarte, escritores que han sido parte del doctor Dennis y de sus lecturas recurrentes, como el mismo lo refiere.

Así con estas breves palabras de reconocimiento, confieso que nuestro autor me ha alentado a seguir en el campo filosófico pero concibiendo el pensar de la filosofía como un campo que puede y debe dialogar con otros campos sin temor a traspasar las fronteras. Pero así como a mí me ha alentado, espero que también ustedes tengan la oportunidad de adentrarse en este breve pero enriquecedor texto, donde el autor también nos indica que la filosofía es una creación del espíritu humano, que espero tenga la oportunidad de hablar de ello con nosotros. Felicidades doctor Dennis por este valioso libro.

Correo electrónico: dalicear@suagm.edu